lunes, enero 28, 2013

La placita



Vivo en Maipú, Mendoza, frente a una placita de barrio que no mide más que un cuarto de manzana. Ni nombre tiene.
Durante 2009, la plaza tenía los juegos infantiles un poco exigidos, para decirlo de manera amable, y mucho césped, mantenido por los municipales que venían todas las mañanas a regar a lo loco con agua de la acequia. Cuando las elecciones locales no fueron tan amables con la familia Bermejo, mucha actividad municipal se retrajo y la placita entró en una etapa de abandono que duró más de dos años.
En 2012 el césped no se recuperó, pero se arreglaron y repintaron los juegos infantiles. El lugar siguió viéndose medio feo, pero seguía siendo usable. Los niños y las niñas nunca dejaron de concurrir a jugar. Tampoco los grupos de adolescentes (y no tanto) que se sentaban en la esquina, a la nochecita, a fumar, charlar y ver pasar la vida.
Desde que empezó el verano, hubo decisión política de que la placita renaciera de verdad. Se blanquearon las paredes y se trabajó en los juegos. Se decidió que no valía la pena volver a poner césped y se lo reemplazó por ripio y arena. Sí se conservaron los árboles y arbustos. Se instaló una pérgola y, lo más importante, se destinó el fondo de la plaza a una símil cancha de fútbol, con arcos, alambrado para que la pelota no cayera en las casas vecinas y troncos a modo de asientos para el público.
La única forma de mantener la placita en condiciones, con o sin césped, es cuidándola a diario. Esto no es solamente obligación de la Municipalidad, que tiene sus tiempos ,y claramente, no va a privilegiar la atención de un pequeño espacio verde cuando los hay más grandes y en barrios más poblados. ¿Cómo se mantiene entonces la plaza? Con el trabajo vecinal. Desde el principio, las familias de la cuadra y los usuarios frecuentes se dedicaron a su limpieza. Si se quiere evitar que sea un festival de tierra, además, hay que regar todos los días, para lo cual estos mismos niños y jóvenes se pasan la semana tapando y destapando las acequias vecinas; así se aseguran un buen caudal en la acequia de la plaza y evitan tener que usar agua potable.
El resultado es que todos los días hay niños y niñas disfrutando de los juegos y de la cancha. Personas adultas, jóvenes y mayores, pasan muchas horas en la plaza cuando baja el sol y se convierte en el único lugar respirable en estas noches de calor sofocante. Los pibes más crecidos siguen hasta la madrugada sentados en el cantero de la esquina. Durante todo el día se oyen voces, risas, y los gritos de los niños y niñas que festejan goles o discuten posiciones adelantadas.

En otros distritos del país, las plazas se enrejan, se cierran. Se niega el espacio público para obligar a usar el espacio privado (pago) o a esconderse. Se niega el paseo del pobre, el lugar de socialización de la niñez, la salud de quienes van a respirar aire puro. En lugar de limpiar y garantizar seguridad, se niegan derechos. Es demasiado triste. Me quedo con los gritos victoriosos del equipo de pibes que ganó el partido y con los esquineros nocturnos que no molestan a nadie. 

A propósito de esta noticia y de esta otra.

No hay comentarios.: