jueves, agosto 19, 2010

Instrucciones porteñas para vivir en Mendoza X: Costumbrismo catástrofe

A lo largo de un año y medio, en el Gran Mendoza, se han registrado los siguientes fenómenos:
Zonda en altura: incontables tardes (incontables serían un promedio de dos por semana a lo largo de los seis meses que dura la temporada). Ahora mismo, sin ir más lejos.
Zonda en el llano ajeno: dos tardes sofocantes.
Zonda en el llano: tres, uno de ellos con ráfagas de 120 km/h. Mucha tierra durante dos días.
Lluvias graniceras: tres, breves y violentísimas.
Temblores: cinco, leves pero sentidos, y uno importantísimo, hijo directo del gran terremoto del 27 de febrero en Chile.
Tormentas: unas cinco. Muchísima agua durante todo el día.
Nevadas: dos por cada invierno, una de ellas importantísima y duradera.
Ola de calor: fueron cuatro durante el verano, absolutamente irrespirables. Cada una duró unos cuatro días.

Para darse una idea, le propongo escuchar: