miércoles, marzo 17, 2010

Instrucciones porteñas para vivir en Mendoza VIII: Cuándo comenzar a preocuparse

La inexperiencia porteña en ciertos fenómenos naturales característicos de la región cuyana hace que se pase por estos con un terror desproporcionado o una indiferencia desubicada para las circunstancias. Por caso, el temblor generado por el terremoto en Chile del 27 de febrero y todas sus copiosas réplicas. Como usted ya sabe que es esperable que tiemble un poco, puede que no esté al tanto de que corresponde preocuparse en serio:

  • si las puertas abiertas se mueven solas;
  • si es imposible permanecer sentado en la silla giratoria;
  • si siente que el piso se ha vuelto gelatina;
  • si el movimiento dura más de 20 segundos;
  • si todos su contactos mendocinos en particular y cuyanos en general corren a Facebook a avisar que en su localidad “se sintió”.
Entonces, vaya a pararse bajo el marco de una puerta; en cuanto pase el temblor, avise enseguida a sus parientes y amigos lejanos que está bien, y trate de no sobrecargar los sistemas telefónicos.
Tenga en cuenta esta excelente recopilación de consejos que hacen los voluntarios que crearon Chile Ayuda.
Si todavía no hizo una donación, recuerde estas direcciones y cuentas, y consulte las redes sociales para conocer eventos solidarios y puntos de recolección cercanos a su domicilio. La reconstrucción de Chile y de su pueblo será una tarea lenta.