miércoles, septiembre 02, 2009

Instrucciones porteñas para vivir en Mendoza IV: El transporte público

En la ciudad de Buenos Aires usted contaba con tres medios de transporte: el tren, el subte y el colectivo. Aquí, lógicamente, no hay subte y el trolebús solo circula por el Centro (ciudad de Mendoza), así que su recurso será el micro (colectivo). Descubrirá que el transporte automotor mendocino tiene su propia manera de defraudar: las frecuencias de los recorridos son escasas y se cortan muy temprano. El boleto es caro y los recorridos son comparativamente cortos. Otro aspecto que deberá tener en cuenta es que no hay fila frente a la parada. Se supone que se sigue una jerarquía, pero sólo se deja ascender primero a ancianas y embarazadas; el resto sube al transporte de la forma más desorganizada e indolente que pueda imaginarse.
Deberá reconocerles otro mérito a los mendocinos: con la décima parte de habitantes y un quinto de las dimensiones de la Capital Federal, han logrado un nivel de caos en el tráfico en hora pico que poco tiene que envidiar a los porteños. Por lo tanto, resista la tentación de exclamar, ante la queja de una vecina en la fila (llamémosle así) del micro en la esquina de Salta y Garibaldi: “Vo’ pensá’ que esto es embotellarse? Sabé qué? Andá a Buenoshaire a lasquina de Pueyrredón y Las Heras a las sei de la tarde, y vas a ve’ lo que es embotellarse en serio”.