miércoles, julio 02, 2008

Googie... yo también te quiero

Google asume que soy una persona dada a las sentencias, inflexible y terminante. Sin embargo, encuentra en mí cualidades positivas, como la de tener la capacidad de inspirar a la gente. Es por eso que a un pobre incauto, desesperado, desesperanzado y, sobre todo, falto de alicientes, lo pateó para este rincón cuando pasó por el buscador preguntando por "frases que inspiran". ¿Que inspiran qué, exactamente? Si quiere consuelo, valor, optimismo y fe en la humanidad, no sé qué hace mirádome con esos ojos ansiosos. Porque, la verdad, lo primero que pensé cuando encontré su búsqueda fue esta frase:

La costumbre de la violencia no es un atenuante: es su confirmación y su apología.

8 comentarios:

unServidor dijo...

La frase está bárbara, me parece cierta y la comparto. Me iluminó.

Pero yo buscaba que me inspire, no que me ilumine.

;P

elizabeth auster dijo...

Unser, gracias.
El problema que le he generado será solucionado en el próximo post.

Apa dijo...

Interesante reflexión.
La naturalización de la violencia es algo a lo que de verdad le temo.
¡Saludos!

Carlitos dijo...

Este post es tan pero tan...Eli.

Buena frase. ¿Es tuya?

elizabeth auster dijo...

Apa: gracias. El problema es que es lo que estamos viviendo, entre otras naturalizaciones.

Pero, Carlitos: ¡¡¿¿QUÉ DUDA CABEEEE??!!

carlitos dijo...

Bueno pero no te pongas asíiiiiiii
Esas frases no surgen pasándola bien.

Franco dijo...

Oh, soles de la noche!
Que dejáis de alumbrar vida
y os ocultáis detrás de lunas errantes...

ejem.. perdón.. es que me inspiré con la frase.

"Frases inspiradoras" sería algo que podría vender en mi Tienda de Ambigüedades.

Salud y buen blog

elizabeth auster dijo...

Muchas gracias, Franco. Ya mismo entro a la tienda a comprar.