martes, noviembre 04, 2008

Poesía a las señales de tránsito

Me comprometí a responder a la búsqueda que refiere aquí el multitalentoso Unservidor. Bueno, ahí va:
Poema a las señales de tránsito
Desorientada yo, enfrentándome al camino
Larga jornada perfilaba ante mis ojos
Temblaba por pensar que esperábame lo ignoto
¿Habría una señal que indicara mi destino?
¿Pecaré de veloz? ¿Debo correr, detenerme?
¿Doblar aquí o hacia allí? ¿Tal vez ceder el paso?
¿Dónde se brinda, quizás, auxilio o descanso
para volver a sinuosa vía y no perderme?
Alcé la mirada y allí estaba la señal
del tránsito seguro, de noble precaución.
Respeté agradecida cada indicación
y de mi viaje llegué, sana y salva, al final.

miércoles, octubre 15, 2008

Blog Action Day 08: Pobreza



Pobreza es la escasez de opciones. Es pobreza padecer tantas carencias que achican el abanico de las posibilidades entre las cuales escoger para darle a la propia vida un rumbo. El más pobre es el que menos herramientas tiene para decidir su futuro y queda más sujeto a condicionamientos sobre los que no puede incidir.
La pobreza es la situación de actores secundarios en nuestras propias vidas.

miércoles, julio 23, 2008

Circulación de un oscuro sentido

Quítese un zapato. Tómelo con su mano hábil. Párese debajo, justo debajo de la lámpara que cuelga del techo. Aléjese unos pasos, de modo que su cuerpo, inclinado hacia la lámpara, forme un ángulo de 80º con el suelo, pero manteniendo a la vez la lámpara al alcance de su mano.
El siguiente paso requiere de usted tanta atención y arrojo como esté dispuesto a dedicar a sus actos temerarios. ¿Cuál será su actitud? ¿Cerrar los ojos, desviar el rostro o agachar la cabeza? Decídalo ahora, porque ha llegado el momento. ¡Pase al acto! Golpee la lámpara con el zapato; el foco estallará en pedazos y usted habrá obtenido lo que deseaba.
Bien, ahí lo tiene. Ya no hay luz. Deje que la oscuridad lo conquiste. Primero, a través de sus sentidos, como es natural. Luego, por su entendimiento. Permítase dudar de todo, porque esta es la ocasión precisa para preguntarse si realmente:
- leyó ese poema con el tono y el ritmo adecuados;
- supo distinguir cuándo el autor de esa novela estaba siendo irónico;
- hizo bien en quedarse;
- se fue en el momento justo;
- compró el modelo más adecuado según la relación necesidad-calidad-precio;
- ha sido fiel a sí mismo.

Notará que lo invade la angustia o alguna de sus alternativas: zozobra, incertidumbre, pánico, desesperación, desesperanza, malestar en la cultura. No trate de resistirse; recuerde que la negación de la angustia conduce a la locura. Tampoco intente huir de la habitación. Entienda que, en estas circunstancias, correr hacia la luz es una decisión propia de cobardes. Permítase atravesar este malestar, y notará que durante el proceso se cruzan en su camino certezas simples e inesperadas, audaces intuiciones y dudas nuevas, complejas e inteligentes. Todas ellas se le pegarán al cuerpo y excitarán sus nervios hasta que encuentre una forma estética de quitárselas de encima.
Ahora sí, considérese inspirado.
Salga de la habitación y contagie a otros.
Repita cuantas veces lo considere necesario.
Unser: espero no haberlo defraudado esta vez.

miércoles, julio 02, 2008

Googie... yo también te quiero

Google asume que soy una persona dada a las sentencias, inflexible y terminante. Sin embargo, encuentra en mí cualidades positivas, como la de tener la capacidad de inspirar a la gente. Es por eso que a un pobre incauto, desesperado, desesperanzado y, sobre todo, falto de alicientes, lo pateó para este rincón cuando pasó por el buscador preguntando por "frases que inspiran". ¿Que inspiran qué, exactamente? Si quiere consuelo, valor, optimismo y fe en la humanidad, no sé qué hace mirádome con esos ojos ansiosos. Porque, la verdad, lo primero que pensé cuando encontré su búsqueda fue esta frase:

La costumbre de la violencia no es un atenuante: es su confirmación y su apología.

viernes, mayo 23, 2008

5 W

Después de años de haber aprendido que las preguntas son
¿Quién?,
¿Qué?,
¿Cuándo?,
¿Dónde?,
¿Por qué?,
confirmo que si no se sabe
¿Para qué? y
¿Para quién?
todas las respuestas que se hayan obtenido son más bien precarias.

viernes, marzo 28, 2008

De ciertos desiertos desiertos



La ruta, cuando no es escenario de mediciones de fuerza, tiene este aspecto. Todo el espacio que puede abarcar la vista, más aire del que se alcanza a respirar, la suspensión del tiempo y la íntima libertad de saberse nuevamente en movimiento. La falta de los estímulos visuales a los que estamos acostumbrados los bichos de ciudad permite que la vida interior emprenda su propio viaje.
Y es un viaje de ida.

lunes, marzo 10, 2008

Un poco de todo

Estoy en una cruzada contra mi tendencia a guardar todo excepto las ideas. Eso explicaría tanta ausencia, supongo.
Pasó el Día de la Mujer, unos pocos recordaron el origen de la fecha y circularon saludos y felicitaciones tan vaciados de contenido como sucede con tantas otras conmemoraciones. En una asociación libre de ideas, me encontré dándome cuenta de que muchas veces explico que "yo no soy como todas las mujeres". Ahora, ¿cómo son todas las mujeres? No hay respuesta realista a esa pregunta, se trata sólo de estereotipos en los que se pueda encasillar y catalogar el mundo para hacerlo más comprensible y controlable. Algo muy práctico y relativamente simple de hacer respecto de objetos, hechos y plantas, pero no con las personas. Me quedo entonces con la expresión: "No soy como el estereotipo de la mujer".
Nadie lo es.
Pero hay que darse cuenta a tiempo.