domingo, noviembre 11, 2007

Cuentos de hadas

Pregunta el poeta Gustavo Reátegui Oliva: "¿Cuál es el cuento de hadas de tu vida?".
El primer impulso, y no voy a hablar de esto en terapia, es optar por la maldad y responder: "Juana de Arco". Después de todo, la valiente y sufrida Juana no vio hadas pero sí angelitos, y tuvo su príncipe, un espantoso traidor que se benefició de su voluntad guerrera y su delirio místico.
A continuación, pienso si la pregunta se refiere a cómo quiero ser salvada. En eso consisten los cuentos de hadas: una joven que soporta su triste destino hasta que lo sobrenatural interviene y envía al hombre que se encargará de rescatarla de una vez y para siempre, y de convertirla en princesa.
La mujer del cuento de hadas no es la heroína de su propia historia.
Muchas mujeres esperan ser salvadas. Las hay que quieren ser liberadas de la soledad a través del amor: otras quieren la gran billetera que las libere del mundo del trabajo que las agota y las subvalora. Otras, demasiadas, han perdido todos los sueños, involucren o no a los príncipes y lo que sea que tengan para dar. Mientras, el mercado explota en el resto la persistencia de esa ilusión en la forma de bodas fastuosas, sin las cuales el amor, se nos dice, es un poco menos amor, y la princesa, menos princesa.
Prefiero ser la protagonista de mi propia historia. Una historia en la que mi príncipe y yo somos iguales, y más allá de rescatarnos mutuamente, nos dedicamos a merecernos el uno al otro.

3 comentarios:

gabrielaa. dijo...

a escribir contra-cuentos de hadas entonces. o cuentos de contra-hadas.

The Virago Book of Fairy Tales, edited by Angela Carter, London: Virago Press, 1990

Gustavo Reátegui Oliva dijo...

La Pricesa Guerrera del Mágico Sur, se ha manifestado!En realidad, es una inocente inquisición la que planteo. Y vos Elizabeth, la has absuelto desde tu particular postura y experiencia y en una forma personalísima y bella, que es más de lo que quería y esperaba. Es una pregunta pensada para ser formulhada a diferentes creadores, bajo el supuesto mítico de que una escencia primigenia nos habita, en el sentido de la pregunta jungiana: ¿qué mito vais viviendo? Resultado de un interés cada vez más necesario de contar a partir de mitos o leyendas. Por lo mismo, estamos preparando varios artistas amigos - desde la interdsciplinariedad-, una obra que plantee una reificación de lo cotidiano, de lo real. La estructura narrativa lleva implícita una serie de juegos y las temáticas pasan por derechos fundamentales, valores sociales y estéticos-éticos: Bien Común,mediante.
He pensado a propósito de tu respuesta, en hacerte caso y dar más espacio y cabida a la decisión de los receptores/esectadores, para que ellos como bien decís ( desde su niño)puedan ser los propios actores de esta historia, que se llama, te cuento ( la historia que preparo para fines de año) "Historias del alma del mundo".
Un fraternal, afectuoso y fuerte abrazo desde Perú, hermana Patagonia.
y que la Príncesa Mágica Guerrera del Sur, viva eternamente en el Poema, de lo Real, y permanezca: como granizo herido una trade de rocío, y tan fiera!
Amarillo armiño y dos cariños,
Gustavo Reátegui Oliva.

Anónimo dijo...

Creo que todas las mujeres somos princesas, solo que muchas veces nos olvidamos de ello o lo hace el propio contexto social, cada vez mas competitivo_y critico_ de nuestras vidas personales... El error es dar por sentado que a las princesas hay que "rescatarlas", cuando no hay mejor rescate que el generado desde nosotras mismas. Es dificil, y va contra todas las expectativas que el mundo nos dispara, pero creo que es la única manera de poder disfrutar de nuestro príncipe personal: no subestimarnos, ni dejar que lo haga el resto del mundo.
saludos
eliana