jueves, septiembre 21, 2006

Señal de ajuste

Algunos saben que es hora de hacer cambios cuando:
- es más probable que terminen la noche abrazados a un inodoro que al cuerpo de algún ser humano;
- es muy probable que despierten en una habitación que no es la de ellos, en una cama en la que no recuerdan haberse acostado, junto a alguien a quien no logran reconocer;
- lloran y lloran y nadie les cree que están sufriendo;
- es la 45ª vez que hablan del mismo tema en la terapia (y con las mismas palabras);
- los hijos los odian;
- los hijos ni se molestan ya en odiarlos;
- con el triple de sueldo los problemas financieros son exactamente los mismos;
- el teléfono no ha sonado en meses;
- el médico se ha dado por vencido con ellos.

Yo sé que es hora de hacer ajustes en mi vida cuando las opiniones me quedan chicas y los principios, muy grandes.

8 comentarios:

Ramiro dijo...

hay un par que... AY! un par!

Mantis dijo...

Todo depende del triple del sueldo de quien.

elizabeth auster dijo...

Ramiro: Se viene el finde. Aflójele un poquitín a la bebida blanca, si le parece.
Mantis: Cuanto más generosa pueda ponerme con la cifra, más complicada está la persona en cuestión. El problema deja de ser la cantidad y pasa a ser la medida.

Llanura Pampeana dijo...

Cambio ¿es evolución?

Paréntesis dijo...

que buena frase la última...me encantó.
Me dejó pensando si además de ser tan buena expresión, puede, realmente, ser el indicio de lo que expresa...

Besos

Lucas J. dijo...

Coincido con tu medida para reconocer el tiempo de cambios. Hace un par de meses que estoy pensando en ello (bueno, vos pudiste leerlo en La Libreta) y me dí cuenta que a veces las cosas no son tan complicadas como parecen y que uno puede permitirse soñar hasta cierto punto, sin necesidad de comprometer los principios...

Claro que todavía no puse en práctica esas ideas, aunque mi peor defecto es ser inconsecuente entre lo que pienso y digo...

Maldito círculo vicioso.

Carlitos dijo...

La señal de alarma me suena cuando empiezo a darme cuenta que ya no debería esperar nada o a nadie. Todo me dice que me tengo que ir, saltar del bote, tomarme el 2, picar en punta, etc.

elizabeth auster dijo...

Lucas J.: exactamente eso.
Carlitos: claro que entre el darte cuenta y el echar a correr, seguramente pasa un tiempo, no?