lunes, agosto 14, 2006

Consecuencias

Una de las consecuencias desagradables de la muerte, más o menos trágica dependiendo de los admiradores, detractores, críticos y enemigos que se hayan tenido en vida, es, sin duda, la pérdida del derecho a réplica.

4 comentarios:

Lucas J. dijo...

Totalmente de a cuerdo con vos. Nunca se me había ocurrido que después de muerto no voy a poder quejarme de nada... Y bueno, hay que aprovechar mientras se pude, ¿no?

Jorge Mux dijo...

Aquellos que se quejan de alguien que ha muerto, también se van a morir.

Carlitos dijo...

No si volvés de la tumba como un fantasma maligno que atormenta a sus detractores. Podés hacerlo en sueños como Freddie o embrujando la casa del pobre mortal o lanzando una maldición antes de morir.

elizabeth auster dijo...

Lucas: lo peor es no poder refutar las interpretaciones, en este mundo de terceridades.
Jorge: Claro, nadie discute el carácter igualitario de la muerte, al menos en este sentido.
Carlitos: le pongo las fichas a la maldición.